Extracción de las muelas del juicio | Blog de Impress

Muelas del juicio. ¿Es necesario sacarlas para realizar el tratamiento de ortodoncia invisible?

Es frecuente que los pacientes lleguen a la consulta preguntando si deben o no extraerse las muelas del juicio (también llamadas terceros molares o cordales) para realizarse el tratamiento de ortodoncia. Evidentemente, cada caso es un mundo y debe ser estudiado y evaluado por un ortodoncista cualificado, quien nos indicará si esto es necesario o no.

La extracción de las muelas del juicio debe ser evaluada por el ortodoncista.

¿Qué son y cuando suelen aparecer las muelas del juicio?

Las muelas del juicio o cordales, son los últimos dientes definitivos en erupcionar y por ello, en ocupar su posición dentro de la cavidad bucal. Suelen hacerlo alrededor de los 18 años de edad, aunque su aparición puede variar de un paciente a otro, existiendo casos en los que directamente no aparecen.

En total, son 4: 2 en el maxilar y 2 en la mandíbula. Al ser los últimos dientes en erupcionar, hay muchos casos en los que no tienen espacio suficiente y por tanto se colocan en malas posiciones o no terminan de erupcionar. El odontólogo, debe examinar cada caso por individual y normalmente suele indicar su extracción en casos en los cuales los cordales causen patologías orales directamente, de forma profiláctica o incluso para realizar tratamientos de ortodoncia en los cuales necesitamos el espacio que estas ocupan.

¿Cuando se indica la extracción de los cordales en términos generales?

Como hemos comentado, cada caso es un mundo, pero la extracción de cordales suele indicarse cuando estos no están posicionados correctamente y además están generando algún tipo de patología oral o provocan molestias y/o dolor al paciente. También se puede indicar su extracción con fines profilácticos, es decir, para evitar que lleguen a provocar problemas o en casos de tratamientos de ortodoncia que requieran dicho espacio. Los casos más frecuentes son:

  • Apiñamiento con dientes cercanos: si los cordales no tienen suficiente espacio para emerger como es debido, pueden apiñarse con los dientes adyacentes, dañándolos.

  • Cordales retenidos: estos se encuentran completamente ocultos dentro de la encía. Pueden llegar a dar lugar a infecciones, dañar las raíces o hueso de dientes adyacentes, pudiendo incluso generar quistes o tumores en casos excepcionales.

  • Cordales parcialmente erupcionados: estos emergen de la encía a medias y debido a la dificultad para mantener la higiene de la zona, es un lugar perfecto para favorecer el cúmulo de bacterias y restos de alimentos que pueden llegar a formar caries, abscesos en el tejido blando circundante (encía) o incluso infecciones orales.

  • Indicaciones ortodóncicas: cuando el tratamiento de ortodoncia lo requiera y así nos lo indique nuestro ortodoncista.

¿Y para realizar un tratamiento de ortodoncia?

Antes de realizar un tratamiento de ortodoncia, indicaremos la extracción de dichos dientes si hay que hacer movimientos de distalización. Es decir, si para colocar los dientes en la posición deseada es necesario tirar los dientes hacia atrás y por tanto necesitamos ese espacio para hacerlo. Eso sucede, cuando el paciente presenta dos tipos de maloclusión: CII y CIII completa.

  • CII: en esta maloclusión, los dientes superiores están más avanzados respecto de los inferiores, por lo que acostumbramos a retruir o distalizar los dientes de la arcada superior y son necesarias extracciones de los cordales superiores. (También puede indicarse la extracción de los inferiores, ya que sin los superiores, estos no tienen ninguna función por sí solos, aunque todo depende del caso).

  • CIII: nos encontramos ante el mismo caso que el anterior pero a la inversa: los dientes inferiores están más avanzados con respecto a los superiores, por lo que acostumbramos a retruir o distalizar los dientes de la arcada inferior y por tanto son necesarias extracciones de los cordales inferiores. (También puede indicarse la extracción de los cordales superiores, por la misma razón que hemos comentado en el caso anterior).

¿Hay que extraerlas para que no se me muevan los dientes después de la ortodoncia?

Antiguamente, era frecuente prescribir la extracción de cordales para evitar la recidiva de un tratamiento ortodóncico. Actualmente, es un tema todavía muy controvertido, y aunque no esté del todo claro, cada vez más estudios demuestran que por sí solos los cordales no son los causantes del apiñamiento dental ni las recidivas. Es por ello, que la tendencia actual al finalizar la ortodoncia es poner retenedores (fijos o bien removibles) al finalizar el tratamiento. Mientras estos se usen tal y como nos ha indicado el ortodoncista, mantendremos la alineación y posición final de nuestros dientes. Es por ello, que la colaboración del paciente en cuanto a seguir las instrucciones de su doctor y de hacer el correcto uso de la retención es vital si desea mantener los resultados en el tiempo y que no haya recidivas.

Dicho esto, si tienes muelas del juicio, o bien ni siquiera sabes si las puedes tener, contacta con nosotros para realizarte una visita sin compromiso. Te haremos una radiografía para ver el estado de tus molares y haremos una valoración sobre tu tratamiento.

Contacta con nosotros por email en: support@smile2impress.com o por teléfono/WhatsApp al 932 712 030 o bien, pide cita en este link www.smile2impress.com/pide-cita

¡Nos vemos pronto!

Lo único que verás serán los resultados

Pide cita