DESCUENTO DIRECTO DE 500 €**

¡POR TIEMPO LIMITADO!

Todo sobre la ortodoncia interceptiva en niños: qué es, tratamientos y tipos de aparato

12 marzo · 6 minutos

Ya sea por un problema hereditario, esquelético o funcional, la gran mayoría de los niños y preadolescentes llevarán ortodoncia para corregir la posición de sus dientes, pero también para corregir el desarrollo de sus mandíbulas. Hoy en día, los padres tienen muchas soluciones para tratar los problemas de ortodoncia de sus hijos a tiempo, evitando la necesidad de un tratamiento más extenso en el futuro.

¿Qué es la ortodoncia interceptiva?

Es un tipo de ortodoncia preventiva que se utiliza únicamente en niños, para guiar o corregir el mal crecimiento de los dientes y de los huesos de la mandíbula.

El objetivo es poder tratar los problemas de maloclusión a una edad temprana, antes de que el crecimiento sea completo. En efecto, es más fácil actuar sobre los huesos cuando están en pleno desarrollo para evitar la aparición de problemas más graves y complicados en la edad adulta.

Sin embargo, es importante que los padres sepan que la gran mayoría de los niños tendrán que llevar aparatos convencionales después de su tratamiento interceptivo, una vez que hayan alcanzado madurez dental. Esto hará que el tratamiento de ortodoncia convencional sea mucho más fácil.

¿Cuáles son sus objetivos?

El objetivo de la ortodoncia interceptiva,  es en primer lugar, tratar el desarrollo de los huesos de la mandíbula a tiempo, para que estén en una posición y tamaño adecuados, cuando todavía es fácil guiar su crecimiento. No es sólo se trata de una cuestión estética, ya que se actúa directamente sobre la estructura ósea para evitar futuros problemas funcionales y de salud.

Si la insuficiencia mandibular no se trata durante el crecimiento óseo, se requerirán tratamientos mucho más complejos en la edad adulta.

¿A qué edad se puede llevar una ortodoncia interceptiva?

Todos los niños son diferentes y tienen su propio ritmo de crecimiento. Sin embargo, se recomienda hacer una primera visita al ortodoncista alrededor de los 6 años para comprobar que los huesos y los dientes se están desarrollando correctamente.

El médico podrá aconsejarte sobre la necesidad de iniciar un tratamiento alrededor de esta edad. Los niños suelen llevar un aparato interceptivo entre los 6 y los 11 años, antes de alcanzar madurez oral. Durante este periodo, tanto los dientes de leche como los permanentes conviven en la boca.

¿Qué tipos de problemas dentales se pueden tratar con la ortodoncia interceptiva?

Los siguientes problemas óseos y dentales pueden ser tratados con ortodoncia interceptiva:

  • Corregir el crecimiento del maxilar inferior, cuando es demasiado grande o demasiado pequeña
  • Para ensanchar los huesos del maxilar superior
  • Corregir problemas de maloclusión
  • Corregir la falta de espacio para preparar la dentición para la aparición de los dientes permanentes
  • Corregir los problemas relacionados con la succión del pulgar que deforma la mandíbula

¿Cuándo se recomienda este tipo de tratamiento? 

Es fácil detectar un mal crecimiento de los dientes o de los huesos mandibulares para preconizar un tratamiento interceptivo. Los niños suelen presentar los siguientes problemas:

  • Dificultad para masticar / morder
  • Respiran por la boca
  • Dificultad para pronunciar correctamente ciertas palabras y sonidos
  • Dientes apiñados
  • Los dientes están muy separados

Tipos de aparatos de ortodoncia interceptiva

Existen dos tipos de aparatos para tratar a los niños a partir de los 6 años, que se pueden diferenciar entre aparatos fijos y removibles.

Aparatos fijos :

  • Dysuntor
  • Máscara facial
  • Anclaje extraoral
  • Mentonera

Dispositivos extraíbles :

  • Placa removible o falso paladar: se puede complementar con una rejilla para evitar que el niño se chupe el dedo, o accesorios para extender el paladar y mover los dientes.

¿Cuánto tiempo dura el tratamiento de ortodoncia interceptiva? 

Dependerá de la naturaleza del problema a tratar y de cada niño. Si se siguen al pie de la letra las recomendaciones del especialista, se lleva el dispositivo correctamente y durante el tiempo indicado, el tratamiento durará aproximadamente entre 6 y 18 meses para la gran mayoría de los pacientes.

¿Necesitará mi hijo otro tratamiento de ortodoncia después? 

La mayoría de los niños tendrán que llevar aparatos convencionales después de un tratamiento de ortodoncia interceptiva El tratamiento puede comenzar alrededor de los 12 años, una vez que han salido todos los dientes permanentes. Se le llama ortodoncia correctiva, porque el objetivo ahora es corregir la posición de los dientes.

¿De dónde viene esta necesidad? Simplemente porque la meta de la ortodoncia interceptiva es corregir el crecimiento de los huesos. Sin embargo, este tipo de tratamiento se realiza antes de que salgan todos los dientes permanentes. Por lo tanto, en la mayoría de los casos, será necesario optar por una solución convencional posterior para mejorar la posición de los dientes.

Veamos ahora qué tipo de aparatos se podrán usar para la ortodoncia correctiva.

Brackets

El tratamiento más común es el uso de brackets dentales. Actualmente existen multitud de aparatos y técnicas: metálicos, cerámicos o de zafiro con fines estéticos, o brackets autoligables.

Independientemente del tipo de aparato elegido, se trata de un tratamiento eficaz que posicionará correctamente los dientes hasta conseguir una oclusión y alineación perfectas.

Ortodoncia lingual

Más discretos que la opción anterior, también se trata de brackets, excepto que se colocan en la parte trasera de los dientes para un tratamiento totalmente invisible desde el exterior. Aunque al principio puede ser un poco incómodo y puede costar pronunciar ciertos sonidos correctamente, es una opción a tener en cuenta para los preadolescentes y los adolescentes que desean llevar una ortodoncia fija e invisible.

Alineadores invisibles Impress

Otra opción a considerar son los alineadores transparentes para un tratamiento más estético, práctico y cómodo. Al ser removibles, ofrecen una mejor higiene dental y más libertad para los niños a la hora de comer. No están limitados y pueden comer con normalidad sin que se rompan o despeguen los aparatos. También se trata de una opción ideal para los niños más deportistas, que no corren así el riesgo de lesionarse al caer o al recibir un golpe.

Ventajas e inconvenientes

Encargándote de los problemas de desarrollo dental de tu hijo a temprana edad, estás haciendo mucho más que tratar un problema estético. La ortodoncia interceptiva es ante todo una cuestión de salud y previene la aparición de problemas más graves en la edad adulta como ya lo hemos comentado.

Al actuar sobre los huesos antes de que el crecimiento sea completo, será más fácil conseguir buenos resultados sin recurrir a un tratamiento más invasivo.

También hay que tener en cuenta que será más fácil, más rápido y menos costoso realizar un tratamiento de ortodoncia correctiva después del tratamiento interceptivo.

Sin embargo, a veces es complicado explicarle a un niño tan joven que tiene que llevar un aparato. Suelen ser incómodos y necesitan un cierto tiempo de adaptación, sobre todo a la hora de comer y de dormir, cuando no es posible chuparse el dedo. Habrá que tener mucha paciencia para explicarles por qué este tratamiento es tan importante para ellos.

¿Cuál es el riesgo de no llevar ortodoncia a tiempo? 

Una vez que el crecimiento óseo haya acabado, será mucho más complicado tratar un problema de mandíbula. Llevar una simple ortodoncia no hará nada al respecto, y requerirá de un tratamiento mucho más largo.

Los adultos que no han sido tratados necesitan pasar por extracciones dentales o una cirugía maxilofacial. Además, necesitarán usar aparatos de ortodoncia tradicionales.

Por lo tanto, el tratamiento será más largo, más caro y más complejo en la edad adulta, donde no siempre es fácil encontrar el tiempo y el valor para dar el paso.

¿De dónde viene la necesidad de la ortodoncia interceptiva?

La razón por la que algunos niños necesitarán aparatos de ortodoncia tan pronto y otros no, es porque cada dentadura es única y puede estar influenciada por diferentes factores.

En primer lugar, hay que tener en cuenta los orígenes anatómicos. Todos somos diferentes y nuestra dentición no es una excepción a la regla. Algunos se desarrollan con una mandíbula normal, mientras que otros niños no.

También hay que tener en cuenta la herencia. Si tú también has tenido problemas de este tipo cuando era más joven, tu hijo también puede sufrirlos. En este caso, es aconsejable realizar una revisión lo antes posible para detectar la presencia de una anomalía.

Por último, los hábitos funcionales de cada individuo pueden afectar al desarrollo de la mandíbula y de los dientes, como chuparse el dedo, un chupete, respirar por la boca o tragar de forma anormal.

Conclusiones: ¿Mi hijo necesita ortodoncia interceptiva?

Te aconsejamos que lleves a tu hijo al ortodoncista a partir de los 6 años para una primera revisión. Después de analizar su dentición y el desarrollo de su mandíbula, el ortodoncista podrá decirte si es necesario o no empezar el tratamiento.

Sigue los consejos de tu especialista. Evitarás así que tu hijo tenga que someterse a un tratamiento más extenso cuando sea adulto.

El uso de un dispositivo preventivo hará que los tratamientos correctivos sean más fáciles, rápidos y también más económicos.

Explicale a tu hijo por qué necesita llevar un aparato y deja pasar el tiempo de adaptación necesario.

Preguntas frecuentes

¿Cuál es la diferencia entre la ortodoncia interceptiva y la correctiva?

La primera tiene lugar entre los 6 y los 11 años y actúa sobre el desarrollo de los huesos de la mandíbula y los dientes. La segunda se realiza tras la ortodoncia interceptiva, una vez alcanzada la madurez dental, para actuar directamente sobre los dientes.

¿Es necesario hacer una radiografía antes de empezar el tratamiento? 

Sí, siempre es muy importante hacerse una radiografía antes de empezar cualquier tratamiento de ortodoncia.

¿Cómo son los dispositivos?

Hay dos categorías principales de dispositivos, los fijos y los extraíbles. El ortodoncista puede recomendar la solución más adecuada para tu hijo y el problema a tratar.

¿Molestan los aparatos a los niños?

Tu hijo necesitará algún tiempo para adaptarse al dispositivo, especialmente si se trata de dispositivos fijos. Esto incluye acostumbrarse a hablar, comer y dormirse sin chuparse el dedo. Es más una cuestión de incomodidad que de dolor.

¿Qué alimentos se deben evitar mientras se lleva un aparato?

Según el dispositivo que se lleve, los muelles dificultan la ingesta de alimentos que se atascan en el metal. En general, se aconseja evitar comer chicles, dulces pegajosos o morder directamenteen alimentos duros o frutas.

Compartir artículo

Empresa

Para clínicas asociadas

Nosotros

¿Por qué Impress?

Prensa

Empleo

Nuestro blog

*Por número de clínicas propias
**Consulta las bases de la promoción aquí .

© 2024 SMILE2IMPRESS SL. Todos los derechos reservados