AHORRA HASTA 850 €**

¡POR TIEMPO LIMITADO!

HOT DAYS

Alimentación cariogénica: qué son los alimentos cariogénicos y por qué conviene evitarlos

20 octubre · 4 minutos

"¡No comas tantos dulces, que se te van a picar los dientes!". Quien más, quien menos, en alguna ocasión ha escuchado alguna frase similar a esta. Y es que desde pequeños ya sea en casa, en el colegio o en las primeras visitas al dentista, una de las primeras nociones sobre salud bucodental que nos inculcan es que el abuso de azúcar puede ser perjudicial para nuestros dientes. Sin embargo, es importante saber que aunque los dulces son unos de los principales aliados de las caries, estos no son los únicos alimentos que propician su aparición. En este artículo veremos qué relación hay entre la alimentación y la caries. Además, te contaremos qué alimentos pueden considerarse cariogénicos, cuáles no y por qué debemos consumirlos de forma moderada.

¿Qué son los alimentos cariogénicos?

En pocas palabras, los alimentos cariogénicos son aquellos que favorecen la formación de caries. Entrando más en detalle, un alimento cariogénico es aquel que contiene carbohidratos que se descomponen en azúcares a través de la saliva en la boca. Esto reduce el pH, lo que puede hacer que el esmalte dental se deteriore y se propicia así la aparición de la caries.

Que un alimento sea cariogénico significa que es azucarado y/o almidonado y, por tanto, favorece la formación de la caries. Los alimentos que producen caries son, por ejemplo, los caramelos, las galletas, los pasteles, las bebidas azucaradas, los zumos concentrados, los helados y las golosinas, entre otros.

Consumir alimentos cariogénicos significa ingerir diferentes tipos de azúcares, como sacarosa o fructosa, entre otros. Además, los aperitivos con almidón también pueden descomponerse en azúcares una vez que están en la boca, por lo que estos también se podrían considerar como cariogénicos.

Chicas cogiendo dulces de un plato

¿Cómo actúan los alimentos cariogénicos?

Hay bacterias que viven de forma permanente en nuestra boca ylgunas de ellas son las que forman la placa en la superficie de los dientes. Cuando ingerimos alimentos cariogénicos las bacterias de la placa se comen el dulce y lo segregan en forma de ácidos. Estos ácidos son tan potentes que pueden desmineralizar el esmalte que cubre nuestros dientes y, de esta forma, se va formando la caries.

Los ácidos dañinos de la placa se forman en nuestra boca cada vez que comemos. Los ácidos siguen afectando a los dientes durante, al menos, 20 minutos. Después se neutralizan y ya no puedan hacer más daño. Por lo tanto, cuanto más frecuentemente tomemos estos alimentos cariogénicos durante el día, más a menudo estaremos dando a las bacterias el combustible que necesitan para causar caries.

Los especialistas recomiendan un consumo moderado de azúcar. Una dieta cariogénica, es decir, alta en carbohidratos y azúcares fermentables, es perjudicial, no solo para nuestra boca sino para nuestra salud en general. Al limitar la ingesta de azúcar, las bacterias no producirán tantos ácidos y, por tanto, nuestro esmalte estará más protegido y nuestra boca más sana.

¿Qué alimentos producen caries o son más propensos a provocarlas?

Como hemos mencionado antes, hay alimentos que producen caries que son bastante obvios. Es el caso de los dulces como las galletas, las golosinas, los pasteles, helados y batidos.

Sin embargo, hay otros que, sin parecerlo a simple vista, también son alimentos que provocan la aparición de caries. Estos son el arroz, los fideos o los cereales, entre otros. Esto se debe a que, como ya comentamos, los carbohidratos se descomponen en azúcares y estos últimos se transforman en ácidos tras ser procesados por las bacterias de la placa.

¿Qué alimentos son cariostáticos (no cariogénicos)?

Los alimentos cariostáticos o no cariogéncos son aquellos que, al no ser metabolizados por los microorganismos de la placa, no contribuyen a la aparición de caries. A continuación, te damos una lista de 10 alimentos no cariogénicos que, además de aportar distintos nutrientes a nuestro organismo, nos ayudarán a prevenir la caries.

10 alimentos no cariogénicos

Almendras sobre una mesa de madera

Carnes

Las carnes rojas, el pollo y la carne de cerdo no producen ácidos nocivos que puedan desmineralizar nuestro esmalte.

Pescados

Ocurre lo mismo con el pescado ya que, al no producirse la fermentación bacteriana, no se forman ácidos perjudiciales para el esmalte dental.

Queso

El calcio del queso ayuda a reponer los minerales de los dientes, por lo que no sólo es un alimento que no genera caries, sino que además ayuda a prevenirla.

Frutas no ácidas

Las frutas ricas en fibra, como la manzana o la pera, ayudan a eliminar la placa.

Frutos secos

Los frutos secos como las almendras o las nueces son bajos en azúcar y una buena fuente de calcio y proteínas.

Leche

Al igual que el queso, el calcio y los fosfatos de la leche ayudan a reconstruir el esmalte dental.

Yogures

El calcio del yogur natural ayuda a reponer los minerales que se hayan podido perder.

Verduras

Otros alimentos cariostáticos son las verduras, sobre todo aquellas ricas en fibra. Consumir algunas verduras crudas como el apio, el pepino o la lechuga es muy beneficioso no solo para prevenir las caries, sino que, también, sus propiedades antiinflamatorias pueden ayudar a combatir enfermedades de las encías como la gingivitis. Además, masticar verduras crujientes ayuda a aumentar la producción de saliva.

Dulces sin azúcar

Los dulces que contienen edulcorantes artificiales no ácidos también son alimentos que contribuyen a prevenir la caries.

¿Por qué es importante tener esto en cuenta?

La prevención siempre es la mejor herramienta para mantener una buena salud bucodental. La aparición de caries, además de dolores y molestias, puede suponer un problema mayor de lo que pensamos, por eso la higiene es tan importante.

Además de mantener una dieta baja en alimentos cariogénicos, una correcta limpieza bucal consiste en cepillarnos los dientes tres veces al día, después de cada comida. Utilizar regularmente otros productos como seda dental y enjuagues bucales aumentan la efectividad de la limpieza y de esta manera, también evitaremos la acumulación de placa y la formación de sarro.

Además, es importante visitar regularmente al dentista para realizar revisiones periódicas. Por último, recomendamos realizar una limpieza dental profesional al menos una vez al año.

En Impress, tu salud bucodental es lo más importante

Mantener una correcta higiene bucal es fundamental para una buena salud oral. Conviene revisar con frecuencia el estado de nuestros dientes y encías, sobre todo si estás pensando en mejorar tu sonrisa y comenzar un tratamiento de ortodoncia.

Nuestra prioridad es la salud de nuestros pacientes. Por eso, en Impress, nos aseguramos de que estos inicien el tratamiento de ortodoncia con una salud dental y gingival adecuadas.

En Impress contamos con el personal cualificado y las herramientas para la detección y la obturación de caries. Además, podemos asesorarte con otros tratamientos dentales previos a tu tratamiento de ortodoncia.

Si quieres iniciar un tratamiento de ortodoncia o saber si este u otros tratamientos dentales están disponibles en tu clínica Impress más cercana, no dudes en ponerte en contacto con nosotros pidiendo cita a través de nuestra web, por teléfono o WhatsApp al 932 712 030.

¡Te esperamos!

Compartir artículo
¡Descubre nuestros alineadores!

Empresa

Para clínicas asociadas

Nosotros

¿Por qué Impress?

Prensa

Empleo

Nuestro blog

*Por número de clínicas propias
**Consulta las bases de la promoción aquí .

© 2024 SMILE2IMPRESS SL. Todos los derechos reservados