DESCUENTO DIRECTO DE 500 €**

¡POR TIEMPO LIMITADO!

El retrognatismo mandibular o mandíbula retraída: causas, consecuencias y todos los tratamientos

01 diciembre · 7 minutos

Es común ver personas que tienen el mentón retraído, pero no sabemos las consecuencias que esto puede suponer en la vida de las personas que lo sufren, más allá de la alteración estética que

supone. En este artículo veremos todas las consecuencias que acarrea esta anomalía y también cuáles son los tratamientos más comunes para solucionarla.

Además, también aclararemos la relación entre el retrognatismo mandibular y la maloclusión clase II, para así evitar confusiones entre ambos conceptos.

¿Qué es la retrognatia mandibular?

La retrognatia mandibular o mandíbula retraída es una deformidad ósea dentofacial en la que el maxilar se sitúa por delante de la mandíbula porque el hueso mandibular no se ha desarrollado correctamente.

En los casos de retrognatia mandibular moderada o grave, podremos ver cómo los dientes de la arcada superior cubren completamente los de la arcada inferior, provocando problemas de dicción, deglución o de mordida.

Niña en la consulta del dentista se tapa la mitad inferior de la cara con las dos manos.

Causas del mentón retraído

En la mayoría de los casos, la causa principal del mentón retraído es la herencia genética y se debe al crecimiento insuficiente de la mandíbula inferior, un crecimiento mayor del maxilar o una combinación de ambas alteraciones. En la fase de diagnóstico, será importante conocer el historial odontológico familiar, para ver si el factor genético es el desencadenante.

La retrognatia mandibular también puede ser provocada por hábitos adquiridos durante la infancia, como la succión de los dedos en la infancia, respiración bucal crónica, alergias, función respiratoria deficiente o una deglución atípica.

Consecuencias de la mandíbula retraída

Las consecuencias que pueden desencadenar una mandíbula retraída pueden ser muy variadas, pero la más visible es la alteración de la estética facial. Se puede identificar cuando una persona tiene el mentón retraído porque tiene el tercio inferior de la cara más hundido y con una proporción superior al resto de la cara, lo que puede desencadenar problemas de autoestima.

La consecuencia estética del retrognatismo mandibular, aunque la más visible, no es la que más puede alterar el día a día del paciente. Entre los problemas más notables que pueden sufrir las personas con barbilla retraída son:

  • Apnea del sueño por obstrucción de las vías respiratorias
  • Problemas de dicción
  • Problemas de deglución, que puede desencadenar disfagia
  • Trastorno en la articulación temporomandibular (ATM)
  • Maloclusión clase II, que trataremos en la siguiente sección

Relación entre el retrognatismo mandibular y la mordida clase II

El retrognatismo mandibular y la maloclusión clase II son dos conceptos que se suelen usar indistintamente, pero es importante aclarar la diferencia entre ambos, porque a pesar de estar relacionados, no son lo mismo.

La diferencia entre ambas anomalías reside principalmente en su origen: el retrognatismo tiene un origen óseo y la maloclusión clase II, dental. Por tanto, la relación entre ambas es de causa-consecuencia: la maloclusión tipo II suele ser consecuencia de un problema de retrognatismo.

Molde bucodental de una mandíbula con retrognatia y una dentadura con maloclusión clase II. 

¿Qué es la maloclusión clase II?

Existen distintos tipos de maloclusión, pero la más vinculada con la retrognatia mandibular es la maloclusión clase II o mordida de clase II.

Se trata de una alteración dental en la que la posición de los primeros molares superiores se sitúa por delante de los primeros molares inferiores. Por tanto, la consecuencia principal de la maloclusión clase II es que los dientes superiores muerden por delante a los inferiores, provocando distintos problemas según el tipo de mordida clase II.

Tipos de mordida clase II

Existen dos tipos de mordida clase II según la posición de los incisivos: clase II división 1 y clase II división 2.

Clase II división 1

Las personas con mordida clase II división 1 presentan unos incisivos centrales superiores inclinados hacia la zona externa de la boca, cubriendo por completo los dientes situados en la arcada inferior.

Normalmente, la gente que tiene mordida clase II división 1 puede sufrir apiñamiento dental y un desgaste excesivo de los incisivos.

Clase II división 2

En los casos de mordida clase II división 2, los incisivos centrales están inclinados hacia el interior de la boca, presentando una mordida profunda y problemas respiratorios en la mayoría de casos.

Soluciones para corregir la mandíbula retraída

Las soluciones para el retrognatismo mandibular pueden ser muy variadas en función del grado y la edad del paciente.

El ortodoncista y el cirujano maxilofacial deben realizar un estudio, que incluirá la realización de radiografías, para determinar de manera precisa la solución más adecuada para la mandíbula retraída.

Tratamientos para el retrognatismo mandibular en adultos

El retrognatismo mandibular en adultos es más difícil de corregir que en niños. En la mayoría de los casos adultos, la solución implica recurrir a la cirugía, tal y como veremos a continuación.

Tratamientos con cirugía para corregir la retrognatia mandibular

En adultos, la cirugía es el único tratamiento que soluciona la retrognatia mandibular, ya que el desarrollo de los huesos está completado, y, por tanto, no podrán ser alterados con ortodoncia.

En el siguiente apartado veremos qué cirugías existen para solucionar la retrognatia mandibular en adultos.

Una especialista señala la arcada inferior de un molde bucodental y se lo muestra a un paciente.
Cirugía ortognática clase II

La cirugía ortognática clase II corrige el tamaño y la posición del maxilar y de la mandíbula con el objetivo de restablecer la armonía facial y recuperar la funcionalidad de los huesos. En función de los huesos a intervenir, existen 2 clases:

  • Cirugía ortognática bimaxilar: el cirujano interviene sobre la mandíbula y el maxilar.
  • Cirugía ortognática monomaxilar: solo se actúa sobre la mandíbula o maxilar para avanzarlo. En casos de retrognatismo, la cirugía ortognática clase II monomaxilar avanza la mandíbula.

En muchos casos, la cirugía ortognática clase II deberá ir acompañada de un tratamiento de ortodoncia para finalizar el proceso y corregir el problema correctamente.

Mentoplastia o aumento de mentón

La mentoplastia mejora la proyección del mentón y la estética del labio inferior mediante la modificación del hueso de la barbilla.

El aumento de mentón se utiliza para casos con una buena oclusión pero con un mentón retraído. El aumento de mentón suele ser complementario a la cirugía ortognática para conseguir un mayor equilibrio facial.

¿Cómo tratar el retrognatismo mandibular sin cirugía?

A pesar de que en los casos de mentón retraído en adultos será necesaria la cirugía, existen casos de maloclusión clase II que es posible tratarlos con ortodoncia.

Es importante resaltar que los tratamientos sin cirugía en adultos son complementarios a la cirugía ortognática para solucionar el retrognatismo y la mordida clase II.

Rellenos faciales en mentones retraídos

Uno de los tratamientos puramente estéticos para solucionar el mentón retraído es inyectar ácido hialurónico en el mentón, pero este tratamiento no soluciona las malformaciones óseas faciales.

Ortodoncia: férulas de avance mandibular y tratamientos para la maloclusión clase II en adultos

La retrognatia mandibular es un problema óseo, por tanto, no es posible solucionarlo con ortodoncia. Solamente será efectivo usar tratamientos de ortodoncia en casos de adultos con maloclusión clase II, puesto que el origen es dental. Es importante resaltar que con la ortodoncia se puede corregir la oclusión, aunque la retrognatia mandibular no se solucionará, puesto que no es posible modificar la posición ósea con ortodoncia en la etapa adulta.

La ortodoncia se puede usar también como continuación a la cirugía ortognática, para así corregir las irregularidades dentales provocadas por la retrognatia mandibular.

Además, existen también las férulas de avance mandibular, que avanzan unos milímetros la posición de la mandíbula del paciente mientras duerme. Estas férulas facilitan el paso del aire y solucionan problemas de ronquidos o apneas del sueño leves o moderadas. Sin embargo, las férulas de avance mandibular son solo una solución temporal en ciertos casos, no un método de corrección.

Tratamientos para solucionar la mandíbula retraída en niños

El diagnóstico de la mandíbula retraída en niños es crucial para llevar a cabo un tratamiento efectivo con ortodoncia interceptiva y ortopédica y sin cirugía. La fase de desarrollo es el momento clave para poder intervenir y modificar el crecimiento de los huesos y conseguir solucionar la retrognatia en niños.

Una vez finalizada la fase de desarrollo, no se podrá modificar la estructura ósea para solucionar el retrognatismo mandibular y deberá recurrirse a la cirugía, como acabamos de ver en el apartado anterior.

Dispositivos de avance mandibular para niños

Existen distintos dispositivos de avance mandibular que se pueden usar en niños para impulsar el crecimiento de la mandíbula y solucionar así los problemas de barbilla retraída. La edad ideal para usar este tipo de dispositivos es entre los 6 y los 14 años de edad, mientras el niño se encuentre en fase de crecimiento, siendo el momento más adecuado el pico prepuberal.

Los aparatos dentales para corregir la mandíbula son dispositivos ortopédicos que ejercen fuerzas sobre los huesos consiguiendo una mejora de la estructura ósea facial.

Ortodoncia de anclaje extraoral

El anclaje extraoral es un tratamiento de ortodoncia interceptiva extraoral que frena el crecimiento del hueso maxilar de los niños. Se trata de un arco facial que se sujeta en el cuello.

Ortodoncia con aparato de Herbst

El aparato de Herbst es otro tipo de tratamiento de ortodoncia interceptiva extraoral que acorta la distancia entre la mandíbula y el maxilar. El aparato de Herbst impulsa el crecimiento de la mandíbula hacia delante, consiguiendo que la mordida sea óptima y, por tanto, corrigiendo el mentón retraído.

Este tratamiento es recomendado para niños que están llegando al fin de su etapa de crecimiento.

Ortodoncia con Bionator

El Bionator es un aparato funcional de avance mandibular. Se trata de otro tratamiento de ortodoncia interceptiva removible, en este caso intraoral, ideal para corregir la retrognatia mandibular en niños. El Bionator estimula el movimiento de la mandíbula hacia delante, bloqueando el movimiento de los dientes, con el objetivo de reducir la mordida profunda y mejorar los problemas fisiológicos.

Tratamientos Impress para casos de retrognatia mandibular a cualquier edad

En los casos de adultos con retrognatismo mandibular, como ya hemos comentado, la única solución será la cirugía. Pero, cuando la retrognatia mandibular provoca problemas de maloclusión clase II, en Impress sí que podremos solucionar el problema dental con distintos tratamientos. Aunque a pesar de poder tratar el problema de mordida, el problema óseo seguirá presente.

En Impress también podemos solucionar aquellos casos adultos en los que la retrognatia mandibular haya provocado apiñamiento, separación de los dientes o otros problemas dentales. Estos tratamientos dentales se podrán llevar a cabo después de someterse a una cirugía para tratar el retrognatismo mandibular.

Impress también trata casos adolescentes de mandíbula retraída en los que todavía quede crecimiento y en los que se haya completado el recambio dental. Con Impress Teens podemos tratar con alineadores invisibles casos que precisen de avance mandibular.

Sin embargo, el mejor momento y más efectivo para tratar el retrognatismo mandibular es a partir de los 6 años, tras la erupción de los primeros molares y mientras el niño aún está en fase de crecimiento. En esta fase se podrán usar tratamientos de ortodoncia interceptiva u ortopédica para tratar la retrognatia mandibular.

En Impress contamos con una modalidad de tratamientos llamada Impress Kids, que consta de varios tipos de soluciones interceptivas y ortopédicas para corregir diversos problemas, entre ellos el retrognatismo mandibular. Todos los tratamientos Impress están adaptados a cada caso con un plan personalizado.

En Impress contamos con personal cualificado y herramientas adaptadas para realizar el tratamiento más adecuado para el futuro de tu salud dental o la de tu familia. Consulta en qué centros Impress se ofrecen los servicios de Impress Kids y Teens, ponte en contacto con nosotros pidiendo cita a través de nuestra web, por teléfono o WhatssApp al 932 712 030 o escribiéndonos a support@smile2impress.com.

¡Te esperamos!

Compartir artículo

Preguntas frecuentes sobre retrognatismo mandibular

¿Cómo saber si tengo el mentón retraído?

Para saber si tienes el mentón retraído hay que fijarse en la alineación de los dientes inferiores y superiores y en la armonía facial. Si la arcada superior está mucho más salida que la inferior, el mentón se encuentra notablemente retraído y existen problemas en la deglución, en el habla o en la respiración, probablemente sí que sea un caso de retrognatismo mandibular. Sin embargo, será siempre un especialista el encargado de realizar el diagnóstico e indicarte, en caso de que lo sufras, qué solución es la más adecuada para ti.

¿Se corrige la retrognatia en bebés?

La retrognatia en bebés se corrige sola en algunos casos en los primeros días de vida, aunque existen otros casos en los que no desaparece y puede provocar molestias. En estos últimos casos es recomendable consultar a un pediatra para que estudie el caso.

¿Exite una una relación directa entre el uso del chupete y la retrognatia?

El chupete y la retrognatia sí que tienen una relación de causa y consecuencia, puesto que el uso del chupete puede desencadenar retrognatismo mandibular. La succión prolongada del chupete o biberón puede entorpecer el crecimiento de la mandíbula y generar problemas de retrognatia mandibular.

¿Existen posturas de lactancia para tratar la retrognatia?

Existen posturas de lactancia que contribuyen a una mejora de la retrognatia. Dar el pecho boca arriba con el bebé boca abajo, consiguiendo que incline su cabeza hacia atrás, mejora la barbilla retraída. Otra opción es comprimir el pecho con los dedos índice y pulgar para facilitar la succión del bebé, ya que la leche saldrá con más fuerza.

Empresa

Para clínicas asociadas

Nosotros

¿Por qué Impress?

Prensa

Empleo

Nuestro blog

*Por número de clínicas propias
**Consulta las bases de la promoción aquí .

© 2024 SMILE2IMPRESS SL. Todos los derechos reservados